[ La página está online, pero siendo actualizada ]

~  ¿Quiénes somos?  ~

Vicente García Sanjuán

En 1976 curso estudíos de magisterio en Alicante (España). Dos años después tomo la auténtica y definitiva decisión de preparararme para llegar a ser maestro al “darme de bruces” con lo singular y extraordinario de la Pedagogía Waldorf  y al abrírseme la posibilidad de viajar a Alemania, donde se me ofrece y beca como estudiante en dos diferentes y antagónicos seminarios de maestros Waldorf: Stuttgart y Witten.

No existiendo en España ninguna escuela waldorf donde aplicar los conocimientos adquiridos en Alemania, en 1984 me ofrecen guiar en el Colegio Waldorf Lima un numeroso y variopinto primer grado.

En 1991 regreso a Europa, casado ya y, mientras nace nuestros primer hijo, trabajo como maestro asistente en una 7ª y 8ª clase en la Michael Bauer Schule de Stuttgart.

En 1992 nos trasladamos a la Escuela Libre Micael de Madrid, continuando con la búsqueda, por un lado de lo genuinamente artístico y creativo en lo pedagógico con la ayuda de mi maestra y compañera Astrid W. y, por otro lado, siempre en el intento de hallar la esencia misma de “lo waldorf”.

Gracias a la peculiaridad, la energía y las capacidades artísticas de los alumnos con los que me encuentro y que me exigen dar lo máximo, aprendo y disfruto ejerciendo este difícil y sublime cometido docente durante 30 años. Tiempo en el que me dedico a la vez a crear, recopilar y traducir un material pedagógico que ahora pongo a disposición de todos vosotros.

Tengo, por mi experiencia hasta hoy, el profundo convencimiento de que la pedagogía waldorf necesita urgentemente un impulso y una renovación. Ni aquí en España ni en ningún otro lugar sirve ya solo la autocomplacencia  y, ni siquiera, solo las buenas intenciones.

Hacer de esta necesidad una virtud significa, primero, una verdadera toma de conciencia de la situación, reconociendo las dificultades por las que pasa el magisterio waldorf en cuanto al reciclaje y contínua preparación acorde a las cambiantes características de los alumnos que nos llegan.  Y segundo, la necesidad del convencimiento de que esta necesidad de renovación debe empezar  por la acción sobre uno mismo como persona, como educador y como creador.

La autoeducación, que conlleva una gran lucha interna, debiera conducirnos a un profundo cambio personal y, sobre todo a una renuncia del maestro de hoy en lo que se refiere a la necesidad que tenemos de aparentar saber lo que no sabemos,  de creernos dueños absolutos de la verdad que encierra el método waldorf, y que muchas veces queremos imponer a los demás como si de un dogma se tratara; exactamente igual al que criticamos cuando lo representan los demás en otros ámbitos.

Creo que la Pedagogía Waldorf ha perdido fuelle. Se ha sustentado mucho tiempo de la herencia recibida y ya tiene la edad de  empezar a caminar sola, mostrando humildemente su maravillosa y profunda teoría, pero sin olvidar  que lo que la hace moderna es su esencia y naturaleza práctica. Reintentémoslo creándola de nuevo, con nuestro toque personal y sin perder su profunda naturalidad universal.

Astrid Weissenborn

Tuve la suerte de ser educada en una Escuela Waldorf en Alemania. Convierto mi pasión por el arte en mi profesión estudiando Bellas Artes en la especialidad de escultura.

En 1991 curso la Formación de maestros Waldorf en Stuttgart.

Desde 2000, con los hijos ya crecidos, profundizo en diversos campos artísticos y pedagógicos; sobre todo, desarrollo un método de dibujo por capas con los bloques de cera Stockmar para y con los alumnos de primaria, puesto en práctica en innumerables visitas a las clases. Empiezo a colaborar en diversas formaciones Waldorf de España, principalmente con dibujo con ceras.

Me formo como artesana del fieltro. Abro mi espacio creativo tuMano.art percibiendo en el trabajo con la lana mojada una fusión enriquecedora de varios sentidos vitales a la vez.

Pinto espacios lasurando con acuarela. Empiezo a exponer públicamente mis esculturas. Colaboro durante 11 años en un Camphill impartiendo fieltro, madera y cerámica.

Soy co-inventora de una nueva sandalia de reflexología y fundo YolSandals.

Ilustro tres libros infantiles y dos cuentacuentos con ceras, lápiz y transparencias respectivamente.